Cuando los datos dicen no. Julio Carabaña.


Cuando los datos dicen no
Julio Carabaña – 30/12/2008.

La OCDE es un organismo internacional de gran prestigio, cuyas recomendaciones en economía y educación ejercen una gran influencia sobre las políticas y los políticos de los países miembros. En sus orígenes, la OCDE defendió el valor económico de la educación y la inversión en capital humano sin más precisiones. A finales de los ochenta pasó a abanderar las reformas de la enseñanza llamadas “liberales”, en la línea de Reagan y Thatcher. Hoy, sus expertos evalúan las políticas educativas de los países preguntando si todavía no se paga a los profesores por lo que producen, si aún se siguen financiando las escuelas independientemente de sus resultados o si los centros tienen ya autonomía para contratar profesores y administrar su propio presupuesto. Y parecen muy seguros de todo.
Cuando la OCDE puso en marcha los estudios PISA, que comparan los resultados académicos de sus países miembros, seguramente esperaba que bendijeran científicamente este modelo de cuasi mercados escolares. No ha sido así. Los países con mejores resultados no han sido Inglaterra o Suecia, sino otros – Finlandia, Japón, Australia, Corea, Canadá- que se organizan de maneras muy distintas. Tras controlar por el contexto socioeconómico – básicamente, tras tener en cuenta los estudios y la profesión de los padres de los alumnos- los informes PISA (www.ocde.pisa.org ) encuentran que no importa quién financia el centro, ni si su gestión es pública o privada, ni si compite con otros por atraerse a los alumnos. Los dos únicos rasgos que correlacionan con el aprendizaje son la selección de los alumnos por los centros y la publicación de los resultados. Defender los cuasimercados con esas dos correlaciones es empresa más bien suicida.
Tampoco las propuestas rivales obtienen mucho apoyo de PISA. Los informes y, más aún, mis propios reanálisis de los datos ( http://www.colegiolibredeemeritos.es) dejan muy claro que las diferencias de aprendizaje entre países y regiones no se explican por el gasto, por la participación de los padres en la gestión, por las horas de clase ni por ningún otro rasgo de los sistemas de enseñanza. Aun así, los expertos de la OCDE deberían dejar de vender a los políticos unas recetas que ni sus mismos catadores logran apreciar.

J. CARABAÑA, catedrático de Sociología, facultad de Educación-CFP, UCM

(article tret de La Vanguardia)

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s